Normativa Laboral Básica

Convenios Colectivos

Convenios colectivos

El convenio colectivo es un acuerdo escrito y libremente negociado entre los representantes de los trabajadores y de los empresarios. Regulan las condiciones de trabajo y las normas de convivencia laboral en las empresas. Marcan los mínimos que deben ser respetados en los contratos individuales. Los convenios respetan las normas del Estatuto de los Trabajadores e introducen mejoras, con un carácter de obligatorio cumplimiento. Los convenios colectivos se realizan por sectores, y su ámbito de aplicación puede ser a nivel de provincia, de comunidad autónoma o incluso estatal. A veces, las grandes empresas también pueden tener uno propio.

La Actividad Laboral

La actividad laboral, para que sea considerada un trabajo en el Derecho Laboral, debe cumplir con los siguientes requisitos:

Personal: el trabajador ejerce la actividad, no se puede sustituir por otra persona.
Voluntario: el trabajador ha de ser libre para poder poner fin a su relación laboral en todo momento.
Por cuenta ajena: el fruto del trabajo se cede a otra persona a cambio de un salario.
Dependiente: el empresario ordena cómo, cuándo y dónde ha de realizarse el trabajo.
Retribuido: la actividad laboral ha de ser siempre retribuida.

Se excluyen las siguientes actividades del Derecho Laboral:

• El trabajo llevado a cabo por los funcionarios públicos.
• Las prestaciones personales obligatorias como ser miembro de una mesa electoral o de un jurado.
• La actividad de consejero o la pertenencia a un órgano de administración de una sociedad mientras no se desempeñen otras funciones.
• Los trabajos realizados por amistad, benevolencia o buena vecindad.
• Los trabajos familiares que se realicen hasta el segundo grado de consanguinidad y afinidad, excepto si se demuestra la condición de asalariado.
• La actividad de los comisionistas, que responde al buen fin de la operación.

Hay una serie de actividades, que aunque sean retribuidas y se presten por cuenta ajena, por sus características especiales se consideran aparte de las normas comunes del Derecho del Trabajo y tienen una regulación especial en algunos aspectos como salarios, horarios, turnos, vacaciones, etc.

Altos directivos
Empleados del hogar
• Presos de las instituciones penitenciarias
• Deportistas profesionales
• Representantes de comercio
• Artistas en los espectáculos públicos
• Personas con discapacidad en centros especiales de empleo

Estatuto de los Trabajadores

Estatuto de los trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores es la norma que regula el trabajo por cuenta por ajena y a los que ejercen una actividad laboral de carácter especial.

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2015-11430

Estatuto del Trabajador Autónomo (TRADE)

Estatuto del Trabajador Autónomo (TRADE)

Regula el régimen jurídico del trabajador autónomo y comprende también al trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE).

El trabajador autónomo es la persona física que realiza una actividad económica o profesional con un ánimo de lucro, con o sin trabajadores a su cargo, y de manera habitual, personal, directa, por cuenta propia e independiente.

El TRADE es una persona física que realiza una actividad económica o profesional con ánimo de lucro y de manera habitual, personal, directa y para una persona física o jurídica (el cliente), de la que depende económicamente para percibir de ella como mínimo el 75% de sus ingresos.

El Contrato de Trabajo

El contrato de trabajo

El contrato de trabajo es un acuerdo entre un trabajador y un empresario. Debe respetar la legalidad del Estatuto de los Trabajadores y del convenio colectivo.

El trabajador es una persona física que desempeña su labor voluntariamente bajo la dirección y supervisión del empresario, a cambio de un salario. Para poder celebrar un contrato de trabajo debe ser mayor de 18 años; menor de 18 emancipado; o mayor de 16 y menor de 18 si vive independientemente o tiene autorización de sus padres o tutores (no pueden realizar trabajos nocturnos, peligrosos o insalubres, ni horas extraordinarias); y, si es extranjero, debe contar con un permiso.
El empresario es una persona física o jurídica, o una comunidad de bienes.

En el contrato deben concurrir obligatoriamente tres elementos:

Consentimiento: el contrato se realiza de mutuo acuerdo por ambas partes
Objeto: la actividad del trabajador
Causa: es la cesión de los frutos que resultan del trabajo para el empresario, y la retribución para el trabajador

El contrato se puede realizar por escrito o de palabra. Cualquiera de las partes puede exigir en cualquier momento que se ponga por escrito el contrato. Según el Estatuto de los Trabajadores, todos los contratos deberán constar por escrito a excepción de los de carácter indefinido ordinario y el contrato eventual por circunstancias de la producción con una duración inferior a cuatro semanas y a tiempo completo. De esta manera, si el contrato no se ha reflejado por escrito, se presumirá que fue celebrado por tiempo indefinido, salvo que se demuestre su carácter temporal.

Contenido mínimo del contrato

Fecha y lugar.
Identificación de ambas partes.
Denominación y categoría del puesto .
Centro de trabajo.
Tiempo de trabajo
Duración: inicio de la relación laboral y periodo de prueba .
Retribución: salario base y complementos.
Vacaciones.
Plazo de preaviso que ambas partes deben respetar en caso de rescisión del contrato.
Convenio colectivo aplicable.
Otras cláusulas (permanencia, no competencia, confidencialidad, no concurrencia o competencia desleal, plena dedicación).
Firma de las partes.

El periodo de prueba

Para técnicos titulados: seis meses como máximo
El resto de trabajadores: dos meses como máximo. En empresas de menos de 25 trabajadores, máximo tres meses.
Contratos en prácticas: dos meses como máximo para los titulados de grado superior, y uno para los de grado medio.
Contrato de apoyo a emprendedores: un año, no negociable por convenio colectivo.
Contratos temporales de hasta seis meses: un mes como máximo

Durante el periodo de prueba el trabajador tiene los mismos derechos y deberes que el resto de los trabajadores de la plantilla. Durante este periodo, cualquiera de las dos partes tiene la libertad de dar por finalizado el contrato sin necesidad de preaviso, y sin derecho a indemnización.
Si el trabajador ya había desempeñado las mismas funciones dentro de la empresa, bajo cualquier modalidad de contratación, será nulo el periodo de prueba.

Tipos de contratos

CONTRATOS INDEFINIDOS

Contrato indefinido ordinario

Es el contrato indefinido común regulado por defecto por el Estatuto de los Trabajadores y se puede celebrar por escrito o verbalmente. Es un contrato con una duración indeterminada.
Aquellos contratos en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias serán considerados como indefinidos:
– El trabajador no fue dado de alta en la Seguridad Social una vez transcurrido un plazo igual o superior al que legalmente se hubiera podido fijar como periodo de prueba.
– Los contratos celebrados en fraude de ley
– Aquellos contratos que obligatoriamente han de constar por escrito y no han respetado esta exigencia

• Contrato de apoyo a emprendedores

Es un contrato indefinido previsto para fomentar la contratación indefinida y potenciar la iniciativa empresarial.
Puede ser a jornada completa o parcial, debe constar por escrito, es sólo para empresas con menos de 50 trabajadores y tiene un periodo de prueba de un año, no negociable por convenio colectivo y sin derecho a indemnización por despido durante este tiempo.
Esta modalidad de contrato se podrá realizar mientras la tasa de desempleo sea superior al 15 %. No podrán realizar este tipo de contratos aquellas empresas que hubieran realizado extinciones de contratos de trabajo por causas objetivas declaradas improcedentes o hubieran llevado a cabo un despido colectivo con posterioridad a la entrada en vigor de esta normativa, el 11 de febrero de 2012.

Contrato fijo discontinuo

Contempla trabajos que tienen un carácter fijo pero discontinuo en el tiempo. Por ejemplo, un restaurante de la costa que sólo abre en temporada estival, o trabajadores agrícolas en periodos de recolección. Estas actividades no pueden repetir la fecha de inicio ni pueden enmarcarse dentro del volumen normal de la empresa. En este contrato se combinan periodos de actividad con periodos de inactividad, pero manteniendo la relación laboral entre el empresario y el trabajador.

CONTRATOS DE DURACIÓN DETERMINADA

En estos contratos, la fecha de finalización está pactada. En el Estatuto de los Trabajadores se limita la encadenación de contratos temporales por un tiempo superior a 24 meses por un periodo de 30 meses, para el mismo o diferente puesto de trabajo, en la misma empresa o grupo de empresas. Una vez superado este plazo, debe hacerse un contrato indefinido al trabajador. Además, se deben haber celebrado dos o más contratos temporales, independientemente de su modalidad, y teniendo en cuenta también los realizados a través de empresas de trabajo temporal.

Existen tres supuestos para celebrar esta modalidad de contratación: por obra o servicio determinado, eventual o por circunstancias de la producción y de interinidad o sustitución de trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo.

Contrato de obra o servicio determinado

Se justifica por la realización de obras o servicios con autonomía dentro de la propia empresa. Su ejecución es limitada en el tiempo, aunque en principio de duración incierta. Los convenios colectivos pueden identificar aquellos trabajos que se puedan cubrir con esta modalidad. Por ejemplo, las tareas de encofrado en la construcción.

Su duración es la que exija la obra o servicio, pero con un máximo de tres años, ampliable a cuatro por convenio.

Cuando la duración del contrato es superior al año, debe denunciarse (dar un preaviso) con 15 días de antelación a la finalización. El empresario también puede sustituir el preaviso por una indemnización equivalente a un salario de dicho periodo.
La indemnización por finalizar este contrato es de 12 días por año.
Debe formalizarse por escrito.

Contrato eventual o por circunstancias de la producción

Su objetivo es atender las necesidades derivadas de un aumento puntual de la producción o volumen de trabajo, por circunstancias de mercado, exceso de pedidos o acumulación de tareas.
Su duración máxima es de 6 meses en un periodo de 12 meses, contados a partir del momento en el que se originan las causas que dan lugar a la contratación. Por convenio colectivo se puede ampliar el periodo a 18 meses, y la duración del contrato, hasta un máximo de las tres cuartas partes del tiempo total, sin superar 12 meses.
Admite una única prórroga, a condición de que el contrato concertado tenga una duración inferior al máximo establecido.
La indemnización es de 12 días por año trabajado, y debe constar por escrito cuando supere las cuatro semanas de duración y cuando se celebre a tiempo parcial.

• Interinidad

Su objetivo es sustituir a un trabajador que tenga suspendido su contrato y tenga derecho a reserva de su puesto, o el tiempo que se tarde en cubrir un puesto de trabajo incluyendo el proceso de selección o promoción, por un tiempo inferior a tres meses.
Su duración es el tiempo que el trabajador sustituido tenga suspendido su contrato, o lo que se tarde en cubrir el puesto de trabajo.
A su finalización no hay derecho a indemnización. Debe constar por escrito, y se debe especificar el nombre del trabajador sustituido y la causa de sustitución.

CONTRATOS DE TRABAJO FORMATIVOS

Contrato en prácticas

Su finalidad es la inserción de trabajadores titulados para adquirir experiencia laboral adecuada a los estudios realizados.

Sus requisitos son la posesión de un título universitario, de Formación Profesional o un certificado de profesionalidad. Estos títulos se deben haber obtenido en los 5 años anteriores a la contratación, o siete si se trata de personas con discapacidad. Debe existir una correlación entre el trabajo que se va a realizar y el nivel de estudios. Hasta que la tasa de desempleo no se sitúe por debajo del 15%, este límite no se aplicará a los menores de 30 años.

Su duración puede variar entre los seis meses y los dos años. Se puede hacer dos prórrogas hasta alcanzar el límite máximo, por una duración no inferior a seis meses de cada una de ellas.

Se establece un periodo de prueba de dos meses para titulados de grado superior, y uno para titulados de grado medio.

La jornada puede ser completa o parcial. El salario será según convenio, el primer año no puede ser inferior al 60 % del salario fijado, ni del 75 % en el segundo año, para un trabajador que desempeñe un puesto igual o equivalente. Nunca podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional. El sueldo se reducirá proporcionalmente cuando sea a tiempo parcial. Además, incluye todas las prestaciones de la Seguridad Social.

Contrato para la formación y aprendizaje

Su fin es dotar de cualificación y experiencia a los trabajadores, combinando la formación con la actividad laboral retribuida en una empresa. El trabajador recibe una formación dentro del marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Los requisitos son tener entre 16 y 25 años y carecer de la titulación requerida para un contrato en prácticas. El límite de edad no se aplica en personas con discapacidad, y se amplía hasta los 30 años hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%. Se puede realizar con estudiantes de formación profesional.

Su duración mínima es de un año, y tres años como máximo. Se podrán pactar hasta dos prórrogas de seis meses de duración como mínimo. Por convenio colectivo se pueden establecer duraciones distintas.

El periodo de prueba sigue la regla general.

La jornada no podrá ser superior al 75 % de la jornada máxima prevista para la actividad de la empresa durante el primer año, ni al 85% durante el segundo y tercer año. El resto del tiempo se dedica a la formación. No se pueden realizar horas extraordinarias.

El salario se establece según las horas de trabajo efectivo, según lo establecido en el convenio colectivo. Nunca podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional. Se cotizará a la Seguridad Social por una cuota fija y se recibirán todas las acciones protectoras de la Seguridad Social.

EL CONTRATO A TIEMPO PARCIAL

Es un contrato de trabajo destinado a la prestación de servicios por una jornada inferior a la de un trabajador a tiempo completo. En el contrato deben constar expresamente el número de horas y su distribución.
Su duración puede ser temporal para los contratos legalmente permitidos, o indefinida para algunos casos:

• Contrato indefinido ordinario y de apoyo a emprendedores

Trabajos fijos y periódicos, enmarcados dentro del volumen habitual de la empresa y que se producen en las mismas fechas. Por ejemplo, el caso de los retenes de incendios.

No se pueden realizar horas extraordinarias, excepto para prevenir o reparar siniestros y otros daños extraordinarios.
Se pueden pactar horas complementarias, y su retribución será igual a las horas ordinarias, aunque sólo en contratos con una jornada no inferior a diez horas semanales en cómputo anual. El número de horas pactadas no puede superar el 30 % de horas ordinarias contempladas en el contrato. Sin embargo, por convenio colectivo se puede establecer otro porcentaje entre el 30 y el 60 %. El trabajo deberá conocer el día y la hora de realización de dichas horas complementarias con un preaviso de tres días.
En los contratos indefinidos a tiempo parcial, el empresario puede ofrecer la posibilidad de realizar horas voluntarias, sin superar el 15 %, ampliable al 30 % por convenio.

OTRAS MODALIDADES DE CONTRATACIÓN

• Contrato de relevo

Da trabajo  a un trabajador desempleado o con un contrato de duración determinada para sustituir parcialmente a un trabajador que accede a la pensión de jubilación de manera parcial.
Su duración es indefinida, o como mínimo igual a la del tiempo que le resta al trabajador en proceso de jubilación en la empresa.
El trabajador jubilado debe haber cumplido 61 años, tener una antigüedad mínima de seis meses en la empresa, inmediatamente anteriores a la edad de jubilación. Además, debe acreditar un periodo de cotización previo de 30 años.
La jornada puede ser completa, o a tiempo parcial, como mínimo igual a la reducción de la jornada acordada con el trabajador sustituido.
Al finalizar el contrato, el trabajador recibirá una indemnización de 12 días por año trabajado.

• Contrato de sustitución por anticipación de la edad de jubilación

Su finalidad es contratar trabajadores desempleados para sustituir a trabajadores que anticipen en un año su edad de jubilación ordinaria. Su duración será de un año.

• Contrato de trabajo a distancia

La actividad laboral se realiza principalmente en el domicilio del trabajador o en otro lugar que elija, alternativamente al centro de trabajo de la empresa.
Su salario debe ser como mínimo igual al de un trabajador de categoría profesional equivalente. Gozará de todos los derechos en materia de representación y participación.

• Contrato de trabajo de grupo

Se celebra un contrato con un grupo de trabajadores considerados en su totalidad. Por ejemplo, un grupo de música.

• Contrato para trabajadores que tengan la condición de víctima de violencia de género o de terrorismo

Se contrata a personas que tengan acreditada la condición de víctima de violencia de género o de terrorismo. Su contratación puede ser indefinida o temporal, a tiempo completo o parcial. El empresario recibe una bonificación de la cuota empresarial por contingencias comunes.

Se diseña esta herramienta gracias a la colaboración del Servicio de Empleo de Castilla y León en la Subvencionadas según Resolución de 29 de Agosto de 2017, del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, por la que se convocan subvenciones públicas, y se regula el procedimiento de concesión para el año 2017 en el ámbito de colaboración con instituciones sin ánimo de lucro, que contraten personas desempleadas para la prestación de servicios de interés general y social.

¡Estate informado de todas las noticias, puestos de empleo, cursos, becas... que publicamos!

¡Te has suscríto en la plataforma! Pronto tendras noticas nuestras en tu bandeja de correo.